Make your own free website on Tripod.com

IGLESIA METODISTA

EL MESIAS

 

“El movimiento de Dios”

 

            Desde el principio el movimiento estaba predestinado a fracasar. Había comenzado con 120 hombres. Relativamente pocos, si se tomaba en cuenta que su país tenía una población de cuatro millones. Además, la mayoría era analfabeta y pobre. Eran personas de trabajo, lejos estaban de hacer algo que pudiese marcar una diferencia.

            Su nación estaba bajo opresión. El pueblo estaba debilitado, los gobernantes eran corruptos, la religión había sido absorbida. La estrategia del grupo era desastrosa. Nunca establecieron un lugar como centro de actividades. Nunca hicieron investigaciones: Podía ser que los líderes no estuviesen de acuerdo con exacta definición acerca de su misión. El movimiento no era práctico. Era demasiado absurdo y extremo. Carecía de tacto. Era impaciente con las tradiciones. Clamaba por un cambio radical en las clases sociales.

            El movimiento estaba destinado al fracaso. ¡Pero no fracasó! ¡Triunfó! No sólo triunfó sino que además sobrepasó ampliamente a cualquier otro movimiento en la historia. En un lapso de 30 años, el mensaje de Jesucristo había entrado en todos los puertos, ciudades y plazas del mundo. Era contagioso. Era una organismo vivo. La gente moría para que continuara.

            Podía haber fracasado, pero triunfó. ¡Y sigue triunfando! ¡El movimiento de Dios nunca se detendrá! Algunos son totalmente incrédulos. Otros se burlan. Unos más lo persiguen para detenerlo. ¡Eso nunca lo detendrá! El movimiento de Dios continuará; jamás se detendrá. El movimiento de Dios seguirá marcando a pesar de todos los obstáculos e inconvenientes. ¡A Jesucristo nadie lo puede frenar! Porque este no es el movimiento de un hombre. Es el movimiento de Dios. Esa es precisamente la razón por la cual lo que estaba destinado al fracaso no fracasó jamás. Es el movimiento de Dios.

 

Tomado del libro:

“Sobre el yunque”

Autor: Max Lucado.

 



Pagina Principal





COMENTARIOS
COMENTARIOS