Make your own free website on Tripod.com

IGLESIA METODISTA

EL MESIAS

 


Dígale "Sí"  a los Grupos Pequeños

 

Muchos son los testimonios  que provienen  de la estrategia de trabajar con grupos pequeños. ¿Por qué es tan eficaz esta forma de trabajo? ¿Por qué se logra avanzar más consistentemente con esta forma de trabajo en la iglesia?.

La mayoría de las personas crece sanamente en un grupo pequeño: la familia. ¿Por qué es valioso crecer sanamente en una buena familia?

Ø       Hay personas grandes que pueden cuidar y ayudar a los más chicos.

Ø       En una buena familia hay un ambiente de amor y confianza.

Ø       Hay tiempo  y espacio para cada uno, y cada persona es igual en importancia. 

El potencial de un grupo pequeño es parecido al  de una  familia. Con  la variedad de experiencias, las personas en una familia, como en un grupo pequeño:

Ø       Se enriquecen mutuamente.

Ø       Hay una mayor y mejor posibilidad de responder a las necesidades de los demás.

El grupo pequeño  como la familia, es un lugar idóneo para el discipulado:

Ø       Cada miembro  tiene un lugar y se siente útil y valioso.

Ø       Se da capacidad y oportunidad para ejercitar los dones espirituales.

Ø       Se da lugar al desarrollo del creyente en un ambiente no amenazante.

Ø       Cada integrante tiene espacio para expresarse, para preguntar y para buscar respuestas.

Ø       Permite a cada persona expresar sus dudas, problemas y aún fracasos.

Ø       Todos participan activamente en el aprendizaje, y lo aprendido se fija mucho mejor.

Ø       Hay control en cuanto a la aplicación de lo que se va aprendiendo.

Este tipo de relación  y oportunidad no se puede dar en las reuniones multitudinarias de la iglesia. El único vínculo que se da allí es el de la asistencia, y uno fácilmente puede estar presente sin haber cumplido lo pactado la semana anterior. El grupo  pequeño tiene la ventaja de ser menos amenazante   para la persona nueva  o el creyente alejado del Señor. Un culto en la iglesia puede ser algo tan extraño para alguien que nunca ha asistido.

El grupo pequeño es un lugar poderoso que constituyen un lugar de servicio mutuo, donde cada miembro puede aprender el significado de la vida cristiana: darse a sí mismo por bien de los demás.

Tomado de la revista:

“Apuntes Pastorales”

 

 

 

Pagina Principal




COMENTARIOS
COMENTARIOS